Show Navigation
Mi lugar, mío, de mi
Mujer divina.

Mujer divina.

la vida es un caleidoscopio, colores colores colores colores, oscuros y claritos

la vida es un caleidoscopio, colores colores colores colores, oscuros y claritos

¿Qué hago ahora? - S.R



D, tus inesperadas cuotas de felicidad son tan especiales y diferentes, tan hermosas y tan sinceras, que me hacen sentir una afortunada de la vida y a la vez sumergida en una deuda imposible de saldar. Gracias muchas, gracias por un millón. Hiciste de mi mañana una muy extraordinaria. Como ya dije, sos un mágico, un Charlie.

el miedo es muy re raro, si pillo el exorcista no puedo cambiar el canal, es ley.

Sinsajo!

(Fuente: Spotify)

hiGH

(Fuente: Spotify)

R.

R.

Ha sido un día ordinariamente excelente!

Ha sido un día ordinariamente excelente!

Según Erikson, los progresos de cada conflicto están influenciados en parte por el éxito y fracaso de los conflictos anteriores. Es decir, soy como soy, y actúo como actúo porque mis experiencias pasadas, las personas que tuvieron un rol en ellas y el cómo reaccioné a todo, lo han determinado, más allá del hecho de haberlo decidido porque quería y punto. Uno no es ni hace porque sí y punto. Somos y hacemos porque la vida es mucho más compleja y es hora de admitirlo. Conflicto actual: intimidad v/s aislamiento. Que tu balanza se equilibre, o mañana (o en tus 40 y tantos) tu vida será una bomba atómica a punto de estallar.

Relegadas de por vida a una vida.

Quiero ser como el elefante que vuela y la mariposa que derriba muros.

Quiero ser como el elefante que vuela y la mariposa que derriba muros.

Vidas por probar | Proyecto Kahlo

hace 3 semanas
.

Yo no soy un cuerpo que tiene alma, soy un alma que tiene una parte visible, llamada cuerpo. Durante todos estos días, al contrario de lo que podía imaginar, esta alma estuvo más presente. No me decía nada, no me criticaba, no sentía pena de mi: sólo me observaba.

.

Yo no soy un cuerpo que tiene alma, soy un alma que tiene una parte visible, llamada cuerpo. Durante todos estos días, al contrario de lo que podía imaginar, esta alma estuvo más presente. No me decía nada, no me criticaba, no sentía pena de mi: sólo me observaba.